Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

26Abril2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

No se debe ir a la iglesia si se quiere respirar aire puro.

-      Friedrich Nietzsche 

Por un lado, se critica al “tirano” que aún no toma su cargo y con autoridad lo juzgan – dinosaurio de mierda -, lapidan al medio vendido que oculta la que dicen, es la verdad; gritan e intentan boicotear, aunque nos cause risa, a una tienda mexicana, coahuilense, a un medio de trabajo para muchos. Por otro lado y sin ninguna pena, se cobijan con el clero. Se olvidan de casi seis años de una lucha entre mexicanos, de un gobierno que a falta de estrategia intenta, hasta este momento, mantenernos tranquilos matando a los “malos” o a los que vamos pasando en mal momento, o a los que no tuvieron oportunidad de decidir. Se olvidan de aquella madrugada de marzo en 2010 cuando dos estudiantes, entre ellos un saltillense, murieron dentro de un campus universitario, a manos, según la investigación, de las fuerzas federales, de militares. Olvidan que hasta hace poco no salieron a las calles a pedirle a quien todavía está obligado, seguridad, empleo, mejor educación; olvidan que la revolución no descansa el domingo porque hay fútbol.

Se les olvidó, mis amigos, mis conocidos, mis estudiantes, los que aún lo son, que hace más de 150 años también se luchó, que el 26 de septiembre de 1873 se firmaron algunas de las Leyes de Reforma que para nuestra fortuna, separaron a la Iglesia del Estado. Y hoy, los veo ahí, sentados en la esa misma iglesia con toda su revolución infundada, con toda su rebeldía aldeana, escuchando al obispo Vera, que extrañamente sigue haciendo política desde el púlpito, que sigue incitando e intentando dividir, que por alguna razón que nadie sabe, el gobierno federal no ha podido controlar, al fin y al cabo, son derecha. Los veo caminando de la mano con la figura represora (para ocupar su lenguaje), saliendo con la bendición a “tomar” las calles cuando ya es tarde, cuando el gobierno que nos tiene así, va de salida. Los veo como esa derecha que se disfrazó de izquierda (saludos Memo Anaya) desde antes de salir a combate, con la misma escuela del “quien no piensa como yo, es un pendejo”, con la penitencia inmolada, con el rezo y el viacrucis fabricado, igual de mártires los dos ante sus amigos; el rebelde de la clase que no fue a votar porque no le interesa, el revolucionario de la oficina que no lee ni el periódico y que todo lo busca en twitter, el libre pensador, intelectual de oficio, el dormido que despertó con sus gritos, según dicen.

Luego se quejan y se asombran de que no tienen convocatoria en una ciudad como Saltillo; de que los estudiantes “aquí no piensan”. Luego se quejarán de que el lobo, fue el único que les prestó su cueva.

 

Luis Bernal

 

 



Luis Bernal

Social Profiles

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook