Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

20Octubre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Cada cuatro años el mundo se viste de fiesta para realizar los juegos mundiales más importantes del planeta, las olimpiadas.

Históricamente se tiene registro de que iniciaron en el año 776 a. C., en la ciudad de Olimpo, Grecia. El nombre olimpiada originalmente era una medida de tiempo equivalente a cuatro años, en nuestros días el nombre Olimpiada representa al evento, más que al tiempo, aunque la equivalencia de los cuatro años se sigue respetando.

Uno de los acontecimientos que en la antigüedad se promovían con mayor énfasis era que cuando se realizaban estos juegos, se dictaba una tregua entre las ciudades estado griegas que estaban en conflicto, para poder garantizar que los atletas se pudieran trasladarse sin complicaciones hasta Olimpia, sin duda uno de los aspectos más interesantes de estos hechos históricos. ¿Cómo unas actividades físicas totalmente recreativas y de competencia pueden generar paz entre dos entidades en conflicto?

El ser humano es social por naturaleza, y también competitivo. El origen de las guerras se da con el afán de tener mayores recursos que los demás. Al igual que en el deporte, el objetivo es tratar de ser el mejor. La emoción y satisfacción que representa el ser el número 1 en cualquier actividad es un motor fundamental para el desarrollo del ser humano, es lo que nos ha llevado a evolucionar, a buscar siempre nuevas formas de hacer las cosas para hacerlas mejor que los demás.

Las actividades deportivas se pueden concebir como “guerras pacíficas” donde los mejores hombres y mujeres se debaten por ganar y derrotar al oponente. Políticamente, es una manera de demostrar el poderío de la entidad que representa al ganador, al mejor de todos. En la actualidad podemos ver por ejemplo que los mayores medallistas se encuentran entre los países más desarrollados económicamente, como es el caso de EUA y China, quienes aportan una gran cantidad de recursos para fomentar el deporte en sus países y demostrarle a los demás su fortaleza deportiva, la calidad de su gente y el poderío de su nación.

En las olimpiadas podemos ver situaciones que no se dan comúnmente, como un abrazo amistoso entre personas de países en conflicto bélico, quienes políticamente no tienen relación positiva alguna, pero que deportivamente compiten y aceptan al ganador sin importar su nacionalidad. Con un abrazo fraternal se da esperanza al mundo y se demuestra que más allá de la política está la fuerza de la humanidad con la esperanza de la paz. Cabe mencionar que la Organización Mundial de los Juegos Olímpicos tiene más países miembros que la ONU.

Cada cuatro años hay una ciudad sede de los juegos olímpicos, en la antigüedad solo se hacían en Olimpo, pero hoy se selecciona una ciudad para cada festividad. La competencia por las ciudades para ser la sede de estos es también digna de olimpiada, ya que los países y las ciudades compiten ferozmente por ser las elegidas para este evento. Las olimpiadas permiten hacer inversiones importantes en infraestructura en las ciudades y la derrama económica que se recibe por parte de los visitantes de todo el mundo que acuden a participar u observar los juegos no es de menospreciar.

Ante la situación mundial que vivimos, donde sobra la violencia y la desesperación, vemos un fuego enorme que ilumina hoy a Londres, pero que nos llena de calidez el corazón a millones de personas en todo el mundo. Ojalá que el sentido deportivo, de juego justo y de competitividad sana, se infiltre en todos los rincones del planeta y que nos abra los ojos para que seamos conscientes que ante todo somos humanos, hermanos, que debemos convivir y cuando sea necesario competir que sea por una medalla de oro.

Twitter: @escamilla2000

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook