Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

26Julio2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

A contrapelo

Xavier Díez de Urdanivia

Nació el 24 de julio de 1912, como una activa reacción frente a la necesidad de opciones verdaderamente libres para la reflexión jurídica y la enseñanza del derecho en México. Ese día, en una casa ubicada en la calle de Donceles, en la ciudad de México, se impartió la primera cátedra. Fue fundada por un grupo de profesores y alumnos que, un poco antes habían decidido apartarse de la Escuela Nacional de Jurisprudencia por diferencias irreconciliables con quienes entonces la dirigían.

No se sabe bien a bien de quién fue la idea de formar una escuela nueva, fundada a partir de los principios de libertad e independencia académica y operativa, si de los profesores o los estudiantes, pero lo cierto es que esa idea prendió bien y se propagó con celeridad entre los juristas más destacados de aquel momento.

Según información del investigador del Centro de Investigación e Informática Jurídica de la ELD, don Francisco Javier Villalón, el acta más antigua de la Junta General de Profesores data del 19 de Julio de 1912, aunque se sabe que no fue la primera, porque hay indicios de que hubo cuando menos dos anteriores –el 15 y el 17 de julio- en las que se encomendó la redacción de los estatutos que fueron aprobados en la sesión de que se tiene noticia cierta.

El ideal de los fundadores –todavía presente con gran vigor- era constituir una escuela independiente del poder público, y ajena a todo fin político o religioso, distinta del común denominador que todavía, y desde los tiempos en gobernaba Porfirio Díaz, imperaba: considerar a la educación, especialmente la de nivel superior, como un “todo orgánico”, que habría de correr a cargo del estado.

Los modelos de instituciones libres de enseñanza de España y el resto de Europa no estuvieron ausentes del espíritu que inspiró a los fundadores, pero ellos aportaron un elemento, todavía fundamental, que ha sido sin duda el mejor aliento para la permanencia y fortalecimiento de los ideales originales: la auto suficiencia.

Ella descansa al mismo tiempo en las aportaciones, siempre generosas, de sus profesores –que no perciben emolumento alguno por su desempeño- y de sus exalumnos, lo que permite que los alumnos, que constituyen la otra parte esencial del binomio, carguen con cuotas realmente módicas y participen en la mística comunitaria como garantes del orden y la disciplina de la Escuela, cuyo Estatuto General, en su artículo 7º, literalmente establece que “el orden y la disciplina de la Escuela están confiados al honor de los alumnos”.

A la fecha han obtenido en ella el título de “Abogado” poco menos de 3, 500 profesionales, el primero de los cuales fue Joaquín Méndez Rivas, quien el 19 de julio de 1913 presentó examen profesional defendiendo la tesis “Interpretación de las Leyes de Casación en el Juicio de Amparo”.

La escuela ha crecido abriendo nuevos horizontes: ha establecido posgrados de calidad y un Centro de Investigación e Informática Jurídica, cumpliendo con el cometido que se ha impuesto: tener por objeto exclusivo “la enseñanza, la investigación y la difusión de las ciencias jurídicas y sus auxiliares con independencia de todo fin político o credo religioso, en los grados de licenciatura, especialidad, maestría y doctorado", según la Base Cuarta de su estatuto.

A cien años de su fundación, El Rector de la Escuela Libre de Derecho es el abogado Fauzi Hamdan. A él, tanto como a la Junta Directiva y a toda la comunidad de profesores, investigadores, exalumnos y alumnos corresponde hoy honrar y mantener vivo el espíritu de sus fundadores, alentado en el lema que sintetiza su credo ético: “Ius neque inflecti gratia neque perfringi potentia neque adulterare pecunia debet”, el derecho no debe ser desvirtuado por el favor, quebrantado por el poder, ni adulterado por dádivas.

Ojalá que aquellos que en adelante reciban la estafeta puedan, en cien años más, honrar con igualmente creciente dignidad, el segundo centenario de la Escuela Libre de Derecho.



Xavier Díez de Urdanivia

Xavier Díez de Urdanivia es abogado (por la Escuela Libre de Derecho) Maestro en Administración Pública (por la Universidad Iberoamericana) y Doctor en Derecho (por la Universidad Complutense, Madrid). Ha ejercido diversas funciones públicas, entre las que destacan la de Magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Coahuila, del que fue Presidente entre 1996 y 1999, y Abogado General de Pemex. Ha publicado varios libros y muy diversos artículos en las materias que constituyen su línea de investigación, e impartido conferencias, seminarios y cursos sobre las mismas. Actualmente es profesor de tiempo completo en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila, donde imparte cátedra e investiga en materia de Derecho Constitucional, Teoría y Filosofía del Derecho y Teoría Política. También es colaborador de la página editorial de Zócalo y de Cuatro Columnas (de la Ciudad de Puebla), y lo ha sido del Sol del Norte y El Diario de Coahuila, así como de los noticieros del Canal 7 de televisión de Saltillo, Coah.

MAS EN ESTA CATEGORIA « ¿Invalidarán la elección?

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook