Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

17Agosto2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

 

Salvador Hernández Velez

La primera lectura es que los resultados electorales ahora suman al descrédito a encuestadoras, medios de comunicación, comunicadores y analistas políticos. Tal parece que los ciudadanos engañaron a las encuestadoras.

¿Qué lectura nos ofrece el crecimiento que alcanza Andrés Manuel López Obrador? En municipios como Torreón y Saltillo, en las últimas elecciones municipales el PRD no había logrado ocupar ni siquiera una regiduría, por el bajo porcentaje de votación que recibía. Sin embargo, en las elecciones federales con candidatos como AMLO o Cuauhtémoc Cárdenas el porcentaje de votos a favor del partido del sol azteca se incrementa de manera considerable. Lo anterior tal vez se deba a que López Obrador a amplios sectores de la sociedad les inspira una esperanza de cambio positivo, quizá para muchos ofrece una práctica política más transparente que la del promedio de los políticos mexicanos, en la medida que no se le conoce que posea grandes fortunas o propiedades dentro o fuera del País. La falta de estos atributos en los políticos de talla nacional, de acuerdo con la encuesta de Latinbarómetro, conlleva a que los ciudadanos aumenten su desafecto por la política y la democracia.

Otra lectura es que una parte de la sociedad mexicana estima que el PRI está mejor preparado para encontrar una salida al problema con los cárteles y terminar con el problema de la inseguridad, porque la principal preocupación de los mexicanos sigue siendo la violencia.

Una interpretación más es que el recuento o reapertura de urnas de la elección del 1 de julio, realizada de acuerdo a la Ley, demostró de manera clara y rotunda que no puede haber fraude en las urnas, ni en el conteo de los votos. Esta apertura de los paquetes electorales omitida en el 2006 fue el argumento de muchos analistas para concluir que la elección del 2006 no fue legítima. Ahora la ilegitimidad la encuentran en otro lado. Según ellos, los fraudes no se hacen el día de las elecciones sino mucho antes, mediante el financiamiento de los medios de información, la compra de votos a cambio de dinero y regalos a través de empresas comerciales (Soriana, Monex), así como en los muchos arreglos que se dan entre grupos, partidos y apoyos internacionales. Ya están seguramente pensando qué le agregan a la ley para cerrar el paso a esta “ilegitimidad”.

¿Y la lectura del #YoSoy132? Acaso el desafío más importante que enfrenta el movimiento #YoSoy132 sea superar precisamente su condición de haber nacido como apoyo a AMLO y avanzar hacia la conformación de una organización estudiantil independiente del poder partidario, como las que hay en otros países de América Latina. Esperemos que así sea y que logren dar continuidad a un colectivo de carácter propositivo, bien informado y crítico, que amplíen sus bases de respaldo social y se consoliden como un actor relevante y permanente en el empeño por la transformación democrática del País.

Otra lectura es que así como el PRI va de regreso a Los Pinos, dentro de seis años los electores tendrán otra vez la palabra. ¿Conservará el tricolor la Presidencia? ¿Regresará el albiazul? ¿O los electores le darán una oportunidad al PRD? Hoy el PRI volverá a gobernar. Este partido, a pesar de perder la Presidencia en el 2000 a manos del PAN, y de pasar a ser tercera fuerza en el 2006, nunca estuvo muerto, como afirmaban muchos en el 2000. Sin haber hecho grandes transformaciones partidarias, el PRI logró hacerse de los apoyos necesarios para ganar la Primera Magistratura del País.

Otra interpretación es que el PAN no pudo hacerse de una estructura política y social como la que tuvo el PRI para gobernar, eso lo llevó a tener que negociar con el tricolor para impulsar ciertas reformas que no eran las que más importaban al panismo. En distintos momentos del sexenio de Felipe Calderón, el PRI evidenció la debilidad del gobierno panista, forzándolo a negociaciones más ventajosas para los priístas.

El desastre de la cruzada contra el narcotráfico de Calderón, que ha arrojado más de 60 mil muertos y las debilidades que mostró su Gobierno, forjaron la idea en millones de personas de que el PRI, con más oficio en el gobierno, puede llevar a una situación de menor violencia.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



MAS EN ESTA CATEGORIA « Campañas electorales

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook