Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

12Diciembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

89 años de historia, de prestigio; de enseñar, de formar, de arraigar a la gente del campo, a su sitio de vida. Don Antonio Narro y un grupo de empresarios altruistas, generosos y hasta soñadores, donaron su patrimonio a la creación de una Escuela Superior de Agricultura.

“Por disposición testamentaria de fecha de 10 de julio de 1912, Don Antonio Narro Rodríguez legó al morir toda su fortuna, consistente en la Hacienda de Buenavista y distintos créditos con valor de 70,000 pesos, para el establecimiento de una Escuela de Agricultura”.

“Así, el 1 de marzo de 1923, la Escuela Regional de Agricultura inicia su periodo escolar. En 1938, la Junta Directiva, por falta de recursos, se declara incapaz de sostener económicamente a la institución, por lo que pasa a depender del gobierno estatal, siendo gobernador el Gral. Pedro V. Rodríguez Triana, y la denominación cambia a Escuela Superior de Agricultura y Ganadería del Estado de Coahuila por un corto periodo, ya que de 1951 a 1953, depende nominalmente del Instituto Tecnológico de Coahuila, como Escuela Superior de Agricultura Antonio Narro”.

“Con la creación de la Universidad de Coahuila, en 1957, se incorpora a ésta como una de las instituciones fundadoras, con un plan de estudios a nivel licenciatura de 10 semestres después de la preparatoria. En 1975, por decreto del H. Congreso del Estado de Coahuila, se aprueba la iniciativa de transformación a Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, y se expide su primera Ley Orgánica. En 1980, se establece en Mieleras, Torreón, la Unidad Laguna”.

Que desagradable espectáculo, que mal agradecimiento; que chasco se llevarían los benefactores de La Narro, si aun vivieran…Bueno si aun tuvieran vida, porque, han vivido en la memoria, de tantos estudiantes, catedráticos, trabajadores, campesinos; y en el corazón de una sociedad agradecida con sus benefactores y complacida con su Universidad, La Narro.

 

Sí, ese Proyecto, ese sueño, de la Escuela Superior de Agricultura “Antonio Narro”, fructificó. Así trascendió por muchos años. Fue una Escuela militarizada incluso, formaba jóvenes en su amor por el campo y en diversas técnicas y aplicaciones para cultivar la tierra, para criar ganado, para mejorar el bosque, para el uso de maquinaria agrícola, para sistemas de riego, para industrias agropecuarias.

 

Universidad Autónoma Agraria “Antonio Narro” fue el título de Universidad, que la ha acompañado por tantos años, de absoluto balance positivo. De Escuela Superior a Escuela Militar; de Universidad Pública a Universidad de Gobierno; ahora federalizada, dependiente de la SAGARPA.

 

Un día, luego de ser semillero de profesionistas del campo; de capacitar a hijos y nietos de ejidatarios, de convertirlos, a todos, en extensionistas, que regresaran al campo: a servirlo, a cosechar con la asiduidad de sus padres y las técnicas de su Alma Mater…un día se convirtió en Universidad.

 

Sendas generaciones hemos transcurrido por sus aulas, abrevado de sus conocimientos; contraído el compromiso con el campo, con el desierto, con el ganado, con la producción. En cada lugar que vallas, te encontrarás a sus agrónomos. Haciendo de todo, todos los empleos, todas las trincheras, nunca dejando de ser buitres de La narro.

 

“De donde serán mamá, serán de La Narro, tierra soberana, y si pasas por la escuela, no le hace que sea domingo; ahí están, sí señor, ahí están todos los buitres. Cantando así, diciendo así. Adiós mi chaparrita, ya no llores por tu Pancho, que de allá del rancho, muy pronto volverá”…Su himno, su Rondalla.

 

La UAA“AN”, ha vivido épocas bastas de logros, de triunfos, de labor cumplida, de galardones y premios; del reconocimiento nacional, del ensalce internacional. En tantos momentos La Narro, se fugó, a través de sus alumnos y egresados; de sus maestros, trabajadores, y directivos, al limbo del reconocimiento gremial, al cielo del prestigio mundial.

 

Directores y Rectores de gran prestigio ha tenido nuestra Alma Mater…Luis Horacio Salinas Aguilera, Adán Rivera Leal, Lorenzo Martínez Medina, José Ángel De La Cruz Campa, Mario Castro Gil, Humberto Alvarado, Sánchez. Algunos más recientes como: José Luis Gutiérrez Esquivel, Refugio del Campo (con ese nombre había de ser Rector y bueno)…Hay mas nombres, estos solo son los que recuerdo ahora.

 

Por sus aulas pasaron estudiantes que luego, quizás por la formación integral que les dio su Universidad, destacaron en la sociedad: Don Eulalio Gutiérrez Treviño, Antonio y Salvador Garza Dávila, César Cantú Benavides, Sergio Arguelles, Juan Antonio García, Guajardo, Aguileo Lozoya, Antonio Zabla, Guillermo Ortiz Ferrona, etc. Solo por mencionar algunos, de los muchos, por fortuna, dignos hijos de La Narro.

 

Pruebas de fuego ha padecido La Narro: Una época salvaje de “novatadas”, que costó: vidas, desprestigio, represión y pérdida del equilibrio universitario; épocas de dificultades financieras que urgieron a las autoridades en turno a gestionar, comprometerse, exigir recursos, a cambio de curricula de excelencia.

 

Los Estatutos y La Ley Orgánica de La Narro, han sido vilipendiados, cambiados, acotados, reformados y todo, obedeciendo a criterios cortoplacistas, a criterios acomodaticios, a criterios encubridores, en la mayoría de los casos. Los tiempos cambian, las reglas también, pero habrían de hacerlo sin manipulación.

 

Rectores irresponsables también ha tenido La Narro: Unos que han comprometido gravemente su fondo de pensiones, mismo que hará crisis en cualquier momento. Usted sabe que cualquier esquema de pensiones requiere de aportaciones consecutivas, para garantizar que las cotizaciones crecientes y las jubilaciones dinámicas, puedan ser cubiertas por cualquier régimen administrativo, sin menoscabo de su ejercicio presupuestal.

 

Nunca habrían de sacrificarse los programas operativos, menos aun, la docencia, la práctica, laboratorios, campos experimentales, en fin su razón de ser, en aras de cubrir sueldos, salarios, prestaciones, entre ellas las jubilaciones. Si le “sacas recursos al fondo”, en lugar de abonarle cada ciclo, pronto será deficitario.

 

Otros Rectores han comprometido inversiones arriesgadas, como el caso de UNICRER, (Unión de Crédito Regional) donde la Universidad, invirtió en papel de altísimo riesgo, para ganar altos dividendos, haciendo “juegos malabares”, que solo expertos conocen bien. El resultado, se perdió millones de pesos…

 

El colmó fue cuando un Rector no pudo justificar el gasto de inventar una sucursal de La Narro en Cintalapa Chiapas (hay muchos alumnos de allá, su criterio simplista). Millones gastados, se llevó en el baile al iluso Gobernador de aquel hermoso Estado. Fue un elefante blanco…Hoy está cerrado; se tiró el dinero, ¿se infló el proyecto?

 

A ello, agréguele, que a este reciente Ex Rector, al parecer lo persigue un fantasma: la ludopatía, que el juego lo corroe. Se asegura que en “El Caliente”, escurrió dinero de la Universidad. Hay 200 millones que las auditorías de la ASF, auditan, no están claros. “El Rector te atiende en caliente”, era la broma de maestros y alumnos, que pasaba de lo cómico a lo patético…sabían que atendía, en “El Caliente”.

 

El Rector actual, quizás el único que no es coahuilense, llegó al cargo con la bandera de la auditoría. Fue el primero en poner el dedo en la llaga, dijo que en campaña le señalaron que había un gran desfalco del Rector saliente. Ha prometido que dará claridad al tema financiero, al día de hoy quedó todo en promesas. Se ha constituido, legalmente, en cómplice del supuesto fraude.

 

Para acabar: huelgas varias le han estallado, todo difiere, no cumple. El Rector no aparece, siempre se esconde, es su sello político. El Rector hidalguense, tiene una conocida filiación al PRD y forma parte del movimiento MORENA. Esto no debería ser problema (respeto a cada quién, a sus filiaciones, a sus preferencias o sus dogmas), salvo que como su rectoría no es apolítica, ha creado divisiones, dentro y fuera de la Universidad.

 

Depende presupuestalmente del Gobierno Federal que es del PAN y que ve que el Rector promueve al PRD y a AMLO dentro de las aulas y del Campus, esto no les agrada y ya se recienten los obstáculos ganados por la parcialidad política, en estos tiempos electorales. El Gobierno Estatal contribuye, en parte, al presupuesto anual, es del PRI. Bueno se dice que con el Gobernador hay comunicación mejor, que se le apoyó para llegar a la rectoría.

 

Problemas de todo tipo ha tenido el Rector actual. Hubo un atropellamiento dentro del Campus, un maestro arroyó a estudiantes al cortar camino entre el pasto de una placita. Una alumna agraviada de este percance, fue abandonada a su suerte por la rectoría, fue llevada a un hospital privado y al no recibir apoyo de la Universidad, fue cambiada al IMSS, donde murió. Adivine, el Rector jamás apareció, su estilo prevaleció.

 

La Narro PUEDE SER CERRADA PERMANENTEMENTE… ya se oyen rumores peligrosos: El comedor de internos, es fuente de enfermedades; los recursos financieros son manejados por los rectores, discrecionalmente (trasciende el rumor de fraudes). Los sindicatos, que son varios, emplazan como enviar invitaciones; hay fuerte gasto en comilonas y dadivas, en aras de la “estabilidad política interna”.

 

La imagen social, ante su leal comunidad, cada vez es más precaria; ya se escucha el clamor por la renuncia del Rector, esto es mal de cada administración, pero el tema hace crisis por la actitud fría y sínica del actual Rector.

 

#Salvemos a La Narro, ya no se puede tapar el sol con un dedo y solo pedir que no se hable mal de la Universidad. Hay que poner las cosas en claro, ventilar el mal olor para que se mejore el ambiente enrarecido. Que la auditoría llegue hasta lo último y si hay responsables que se les aplique la ley con toda severidad; si hay inocentes culpados, que se les desagravie.

 

Una vez que todo se aclare, que se meta en cintura al indolente Rector, debe iniciarse una campaña de rescate de la imagen y el buen nombre de La Narro. El Gobierno Federal está por cambiar, este puede ser el último aliento de oxigeno puro, para la agonizante Narro.

 

#Salvemos a La Narro. Queremos Narro para muchos años, más, pero ha menester que recobre su razón de ser, que se administre con honestidad y altura de miras. Que se despolitice y que todos los actores, jalen parejo. La sociedad, los gobiernos involucrados, ex alumnos; pero sobre todo directivos, maestros, investigadores y trabajadores, podemos rescatarla del desprestigio, que tanto daño le hace a la Universidad. Regresemos a nuestra querida Narro a la senda del nivel académico, rescatemos su buen nombre.

 

La Narro: a impartir cultura, a educar agrónomos y administrar sus campos experimentales, que son laboratorios prácticos. Los maestros a capacitarse, actualizarse y dedicarse a dar clase y formar alumnos, sin perder tiempo en cuitas o ejercicios ajenos a su obligación.

 

#Salvemos a La Narro. Los trabajadores, investigadores, extensionistas, deben dedicarse a lo suyo (laborar, investigar, llevar a la Narro a las comunidades rurales). Los sindicatos deben juntarse y solo ser uno, que defienda los intereses gremiales, pero que contribuya a la estabilidad financiera y política, de La Narro.

 

Por los años buenos: en beneficio del campo, de los ejidos, de la producción agropecuaria, de las pequeñas propiedades, de la comunidad saltillense, de la nacional… que han sido muchos. Por los agrónomos sanos, buenos ciudadanos, egresados de sus aulas. Por los buenos maestros, por los significados investigadores; por los leales directivos y honestos trabajadores, #Salvemos a La Narro.

 

 

 

 



MAS EN ESTA CATEGORIA AMLO »

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook