Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

25Septiembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

La capital de Seul en Corea del Sur es atravesada por el río Han, un afluente que ejemplifica la capacidad de superación de la sociedad coreana en uno de los grandes casos de éxito en la historia: el “Milagro del Río Han”. En 1962, los coreanos decidieron hacer las cosas de un modo distinto y pasaron de basar su economía en el sector agrícola que representaba el 63% de su PIB, a un desarrollo sostenido por sector de servicios y alta tecnología que hoy significa el 75% de todas sus actividades económicas.

Resurgiendo de sus cenizas, y con un millón de muertos a cuestas, Corea pasó de exportar sangre y cabello para los heridos en la guerra de Vietnam, a enviar productos de alta tecnología como semiconductores, pantallas de LCD y teléfonos celulares. Los coreanos se decidieron por la producción de bienes con alto valor agregado y en cambio importan productos básicos como gas, petróleo y cobre.

Hace solo 60 años y tras el final de la guerra que los arrasó, Corea era uno de los países más pobres del mundo. Tenían un PIB de 2,000 millones de dólares y un ingreso por habitante de 87 dólares por año. Al cierre del 2011 su PIB se sitúa en 1.2 billones de dólares y un PIB per cápita de 23,575 dólares cada año.

¿Cómo lo hicieron? En 1962 el gobierno desarrolló una política integral de desarrollo y protección de industrias estratégicas como la automotriz. Se prohibía a las grandes compañías extranjeras que operaran en suelo coreano a menos que estuvieran asociadas con productores locales y al contrario de las receta neoliberal, apostaron por la protección de la producción nacional, el fortalecimiento del mercado interno y lo que sin duda ha sido la diferencia: la inversión en ciencia y tecnología e innovación para ser más competitivos. Los resultados son notables: Todos los años las empresas e investigadores de Corea del Sur, registran 68,000 patentes que se convierten en productos que generan empleos y riqueza para sus 50 millones de habitantes.

Su apuesta ha sido la creación y acumulación de conocimiento. En educación los estudiantes coreanos tienen el primer lugar en capacidad de comprensión de la lectura, tercer lugar en matemáticas y décimo en ciencias. Esto les ha generado un conocimiento que todos los años produce innovadores proyectos.

México ha aportado a la humanidad importantes descubrimientos científicos. Luis Miramontes y George Rosenkranz, inventaron un eficaz método de control natal. Guillermo González Camarena por su parte  inventó el "sistema tricromático de secuencia de campos, utilizando los colores primarios, rojo, verde y azul, para la captación y reproducción de las imágenes". Era la televisión a color. Lo hizo con solo 22 años de edad.

Por eso, es totalmente inaceptable que en un país con el ingenio y creatividad de los mexicanos se aprueben solo 245 patentes por año. Parecería que promovemos el “No Inventes” para que mejor lo hagan los extranjeros. Un dato: Del total de patentes otorgadas en México en 2011, sólo 2.13% corresponde a mexicanos y 11,485 fueron entregadas a empresas de Estados Unidos, Alemania, Japón, Francia, Inglaterra y Suiza que las hicieron y registraron en nuestro país.

A eso habría que sumar que cuando los inventos llegan a la fase de patente, con  mucha dificultad se colocan en el mercado. De cada cien descubrimientos 97 fracasan y solo tres se materializan y logran ser un éxito comercial.  Fomentemos la creatividad, la inventiva y el desarrollo basado en el conocimiento.

Tras una guerra que los había devastado, los coreanos se “Reinventaron” y en solo 50 años modificaron su historia. Se dieron cuenta de que si seguían haciendo las cosas del mismo modo jamás obtendrían resultados distintos. Y es que en palabras del científico Albert Einstein “La crisis trae progresos, la creatividad nace de la angustia como el día de la noche oscura. Es de la crisis que nacen la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a si mismo sin quedar superado”.  En México estamos en una profunda crisis y como afirma la frase atribuida a la sabiduría popular: “La necesidad es madre de la inventiva”.


MAS EN ESTA CATEGORIA « Día del Niño

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook