Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

19Noviembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre

Notario Público No.97, Presidente de Juventud Juarista y Subdirector de Nuestra Revista. 

Leía algunas páginas de internet al tiempo que platicaba con un buen amigo Francisco González, que además de buen amigo es un amante de la poesía y de la buena música; coincidíamos de la belleza de algunas líneas que al parecer son atribuidas al uruguayo Mario Benedetti, y que hablan en esencia de aquellas personas que son indispensables en el mundo y que podemos llamar en toda la extensión de la palabra GENTE…

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad… Por ahí se dice que no es necesario decir las cosas cuando pueden ser dichas con los hechos, en esta vida se deben hacer las cosas en el momento que deben ser hechas, puesto que con estos hechos estarás demostrando que sabes hacer las cosas.

Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite, huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios… Luchar por los sueños hasta conseguirlos debe ser la máxima de nuestro día a día, intentar, intentar, intentar hasta lograr, siempre con base en la razón y en las buenas costumbres.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio… Alcanzar la justicia debe ser no solo la finalidad de toda sociedad decente, sino debe ser además la máxima aspiración de toda persona con el valor de la decencia para estar en paz en su esfera individual de actividad y además con la gente que le rodea.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia.

A estos los llamo mis amigos… Aceptar la crítica, respetar opiniones sin que sea necesario compartirlas pero siempre respetarlas es una regla de convivencia social que permite el perfeccionamiento del ser humano y la autoevaluación de nuestros actos, evitando claro esta a todos aquellos quienes estén en contra de todo y a favor de nada.

 

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica.

La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor.

La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente que con su energía contagia… Se vive para ser feliz; al final esa debe ser la misión de todo ser humano, así es que debemos agradecer a quienes nos contagian con su energía y alegría.

 

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata… Es la hora de la revolución… pero de la revolución de las ideas, de defender con argumentos sólidos y razonables nuestras ideas y pensamientos.

 

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivoco o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

La gente que lucha contra adversidades.

Me gusta la gente que busca soluciones… Ya lo dijo René Descartes: “Daria todo lo que se por la mitad de lo que ignoro”.

 

Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni como lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

Me gusta la gente que tiene personalidad… Vivimos en una sociedad, en un pueblo donde todos somos valiosos, donde todos tenemos algo importante que aportar y donde todos nos debemos respetar por el simple y sencillo hecho de formar parte de la humanidad.

 

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón… Conectar la cabeza con el corazón es indispensable ya que estos dos órganos deben de trabajar siempre coordinados para mantener un equilibrio perfecto.

 

La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, la humildad, el arrepentimiento, y el amor para los demás y propio, son cosas fundamentales para llamarse GENTE… Finalmente algo que su servidor sostiene de manera permanente… una vida que se vive con buenos valores es una vida bien vivida.


DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook