Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

18Noviembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Saltillo Coahuila 19 de Marzo 2012
De los apuntes de Miguel Angel De la Torre Cruz

 

Una de las más espectaculares aves, que ha inspirado a muchos como una interlocutora de eventos; imagen y portadora de la voz de quien se quiere sentir apoyado bajo el manto de sus alas, engalanado con el plumaje de la majestad, del decoro y el peso de autoridad, que con el tiempo su icono nos ha ganado, es definitivamente, la figura del águila. Estandartes y banderas, sellos y monedas, historias y cuentos, que nos hablan de proezas, de victorias, de noblezas y proyectos.

 

Símbolo de libertad, palabra de significado poco comprendido, y que aún al más entendido, difícil es, a un acuerdo llegar; qué hermoso contemplar la elegancia de su vuelo, pareciera que abraza el aire con dulzura y con agudeza acecha su presa, mientras juega con las corrientes.

 

Libertad, manifiesta de quien domina el arte de confiar en lo que es, de hacer frente a los conflictos y mitigar las angustias para satisfacer lo esencial. Libertad en el arte de trascender más allá del horizonte, ganando a la incertidumbre la fortaleza. Libertad de pensamiento lúcido que hace a un lado el absurdo, lo materialista, lo cómodo; que renunciando a la hipocresía del que siente que es libre y está atado a su egoísmo, alza el vuelo, más y más alto.

 

Los ojos del águila miran fijamente, interpreto que ven al que se aferra a la seguridad y a la comodidad, al que vive a la defensa, se guarda en el pasado, exige, demanda y juzga, espera más respuestas de los demás que de él mismo; y ven más allá, al que enfrenta con coraje y determinación a la vida, que toma el riesgo de vivir su riqueza, repartirla, orientando y dominando sus pasiones, tomando las riendas su libertad. El que mira fijamente al Aguila y acepta el reto: tú, en el acto más íntimo de tu libertad, ¿Qué estas dispuesto a dar?

 

Su cabeza se flexiona e inquiere, reflexiona: tu libertad empezará cuando estes dispuesto a aceptar el verdadero sentido de la vida, cuando sentimientos e inquietudes, ambiciones y valores, en todas las circunstancias sean en plenitud un acto de entrega; cuando, como el Aguila, aceptes el reto de ser auténticamente responsable y coeherente de saber usarla, sin buscar una autoridad invisible, desintegrada, con la voluntad que se deja llevar por los torbellinos; que en el vuelo de picada ve la pérdida del control y no la oportunidad de la acrobacia madura, consciente.

 

Escucha… la voz del águila, busca la libertad como la cualidad que tenemos, manifiesta en la oportunidad de crecer y ampliar las posibilidades; de vivir y alcanzar niveles de gozo y felicidad superiores; la libertad es combustible para transcender, para transformar la semilla de tu identidad con la creación.

 



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook