Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

19Noviembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

De acuerdo a lo expuesto por pensadores como Ernesto Che Guevara, los jóvenes deben ser la vanguardia de todos los movimientos, los primeros en estar dispuestos para los sacrificios que la patria demande, cualquiera que sea la índole de estos sacrificios; los primeros en el trabajo, los primeros en el estudio, los primeros en la defensa del país.

Y plantearse esta tarea no solo como la expresión total de la juventud; para ello hay que plantearse labores reales y concretas, faenas de trabajo cotidiano que no pueden admitirse el más mínimo desmayo.

Para ello, la organización es la clave que permite atenazar las iniciativas que surgen. Si no existe la organización, plantea Guevara, las ideas, después del primer momento de impulso, van perdiendo eficacia, van cayendo en la rutina, van cayendo en el conformismo y acaban por ser simplemente un recuerdo; además debemos defender el país construyéndolo con nuestro trabajo y preparando los nuevos cuadros técnicos para acelerar mucho más su desarrollo en los años venideros. El estudio a todos los niveles es también hoy un quehacer de la juventud; el estudio mezclado con el trabajo.

Los jóvenes deben aprender, además, de la práctica del contacto humano, nuevas experiencias de cómo viven nuestros campesinos, de cómo es el trabajo y la vida en los lugares más apartados, de todo lo que hay que hacer para elevar aquellas regiones al mismo nivel que las ciudades y que los campos en los lugares más habitables. Reciben entonces experiencia y madurez. Pero la juventud, agrega el Che, tiene que crear, porque juventud que no crea es una anomalía realmente.

Por su parte, en una visita a Guadalajara, Jalisco, el Doctor Salvador Allende afirmó: Hay jóvenes viejos que comprenden que ser universitario, por ejemplo, es un privilegio extraordinario en la inmensa mayoría de los países de nuestro continente. Esos jóvenes viejos creen que la universidad se ha levantado como una necesidad para preparar técnicos y que ellos deben estar satisfechos con adquirir un título profesional. Les da rango social y el arribismo social, caramba, qué dramáticamente peligroso, les da un instrumento que les permite ganarse la vida en condiciones de ingresos superiores a la mayoría del resto de los conciudadanos.

Y estos jóvenes viejos, si son arquitectos, por ejemplo, no se preguntan cuántas viviendas faltan en nuestros países y, a veces, ni en su propio país. Hay estudiantes que con un criterio estrictamente liberal, hacen de su profesión el medio honesto para ganarse la vida, pero básicamente en función de sus propios intereses.

Allá hay muchos médicos -y yo soy médico- que no comprenden o no quieren comprender que la salud se compra, y que hay miles y miles de hombres y mujeres en América Latina que no pueden comprar la salud; que no quieren entender, por ejemplo, que a mayor pobreza mayor enfermedad, y a mayor enfermedad mayor pobreza y que, por tanto, si bien cumplen atendiendo al enfermo que demanda sus conocimientos sobre la base de los honorarios, no piensan en que hay miles de personas que no pueden ir a sus consultorios y son pocos los que luchan porque se estructuren los organismos estatales para llevar la salud ampliamente al pueblo.

De igual manera que hay maestros que no se inquietan en que haya también cientos y miles de niños y de jóvenes que no pueden ingresar a las escuelas. Y el panorama de América Latina es un panorama dramático en las cifras, de su realidad dolorosa.

Encontré pertinencia en evocar a dos pensadores del compromiso juvenil hoy que nuestro país vive tiempos difíciles, de grandes retos, en los que el papel y la acción de los jóvenes es fundamental para el cambio constructivo del país, ellos son los que, con su pensamiento y actuar progresista, pueden llevar a la República por mejores senderos, hoy su deber es trabajar en la formación de nuevas generaciones que tengan el interés creador, que participen activamente en la formación de una patria nueva, realmente humana y generosa.

 

José Vega Bautista

 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

@Pepevegasicilia



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook