Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

23Julio2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

SOLILOQUIO

Adrián Garza Pérez

El día 18 de febrero elegirá el PAN a su Candidato a la Presidencia: Ernesto Cordero, quién es abiertamente el preferido “del uno”; Santiago Creel que representa la no imposición y el padrinazgo de Vicente Fox y finalmente Josefina Vázquez Mota, que apela al voto de la mujer y quien arrasa, con el ánimo del panismo suelto.

Imitando al modelo gringo, el PAN impuso un candado, que equivale a una segunda vuelta electoral: Si nadie obtiene el cincuenta porciento de la votación total, habrá una segunda elección interna, quince días después.

Habrá segunda vuelta, es previsible. ¿Cuáles son los escenarios?: Que Josefina obtenga el primer lugar y que Creel ò Cordero queden eliminados; pero el truco esta en las recomposiciones grupales. Que Creel quede fuera y que sume sus simpatías a Chepina, quién gane en la segunda votación.

Otro escenario es que gane Josefina el primer sitio, que Cordero quede fuera y que sume sus apoyos a Creel., y que sea candidato Santiago, en la segunda vuelta. Este escenario implicaría que el propio Calderón aceptara dar la candidatura al foxismo.

Un escenario inusual sería que la cargada presidencial hiciera que ganara Cordero la primera contienda y que Josefina o Creel fueran los desplazados. Ahí la competencia será entre Fox y Calderón. El triunfo de cualquiera provocaría una escisión grave en el PAN.

Es esperado que en un escenario como el último, Creel y Josefina se sumen, a fin de cuentas, son cercanos a Fox y a Martha Sahagún, ambos. Chepina ha tratado de deslindarse de la maternidad de Martita, para acercarse al Presidente.

Los números anuncian que Vásquez Mota lleva ventaja encuestal, pero (siempre hay uno) el CEN hace todo lo necesario por acercar a Cordero para empatarlos. Creel definitivamente esta lejos del ánimo presidencial y por ende de las líneas a la dirigencia panista.

El PAN como partido juega una estrategia de presencia nacional con sus tres Precandidatos. Dicen que el objetivo es que la disputa con debates y ataques mediáticos entre los tres, haga que se olvide “lo mal que anda” el Gobierno panista.

Al ser el PAN el único partido de entre los tres grandes, que no tiene Candidato, el avance del PRI y del PRD, que si lo tienen, lo deja en desventaja. Más aun, el golpeteo entre los panistas, aunque suavizado por el CEN y por Los Pinos, y la incertidumbre de quién será el abanderado, desespera a los partidarios albiazules.

El PAN ha vendido la idea de que es el único partido que practica la democracia, que elegirá a su Candidato, sin imposiciones ni unidades verticales. Pero sacó de la jugada a otros aspirantes como Javier Libas y es claro que la cargada esta hacia Ernesto Cordero, solo que éste no repunta en las encuestas.

Recordemos que Felipe Calderón, desde el primer año de su mandato ya perfilaba a su amigo, asesor y socio Juan Camilo Mouriño, como su sucesor. Nunca pensó el Presidente que el escenario, frente a él, fuera que Mouriño Terrazo estuviera muerto y que el PAN, por su mal calificado gobierno, fuera la tercera fuerza electoral, a cinco meses de la elección.

¿Democracia o estrategia?, es la pregunta entonces…la respuesta es fácil, baste solo recordar, hacernos preguntas clave: ¿En cuál de las elecciones locales o en cual decisión del panismo, ha estado ausente “la mano Presidencial”?

¿Democracia o estrategia?...Los amigos de Felipe Calderón, los cercanos y leales, parecen ser las únicas opciones electorales viables en el PAN. Su hermana incluso fue Candidata a Gobernadora y es activadora del ánimo político del CEN.

Es entonces donde la suspicacia elemental, hasta de los “villa melones de la política”, cae en la cuenta que la presumida democracia panista es solo una estrategia sustituta. Que el “Plan B”, es no dejar que Vicente Fox imponga al Candidato, “aunque ese fuese el acuerdo”.

No sé yo si Calderón es un demócrata, no podría aseverar lo contrario, pero es evidente que tuerce las formas para imponer a Cordero Arroyo. La intentona de la “encuesta indicativa“, fue la prueba contundente: Fue el propio Presidente quién intentó “cabildear” a los dos Precandidatos que no son suyos, de la necesidad de ese cedazo.

Para bajar de un golpe la estadística de riesgo, se intentó dejar solo a dos contendientes a la elección interna, el intento era claro: Que Santiago quedara fuera. Leal a su estilo Calderón quiso influir; congruente con el propio, Creel grito de la “indicativa intenciòn presidencial”, que lo sacaría de la jugada.

Estas evidencias han unido a Josefina y a Creel, que parecían distanciados. Hay históricos hermanamientos de sangre entre ellos; las interferencias de Los Pinos y del propio CEN panista, que descuidan su imparcialidad, refrescan los lazos foxistas subyacentes en estos dos Precandidatos, no calderónístas.

¿Democracia o estrategia?...Puede ser peor, que no solo quede esta duda, sino que además fracase la estrategia, que pierda Cordero y que gane Creel. Los panistas están vivos y agraviados, la sorpresa puede darse. ¡Creel el Candidato inesperado!

El PAN finalmente, en la tercera semana de febrero tendrá Candidato. Con chipotes, con muertos y heridos, retomará la contienda con los otros dos Candidatos del PRD y del PRI, que están ya en plena campaña, desde diciembre pasado.

La democracia que no se cree y la estrategia que se siente, retrasan electoralmente al PAN. Entonces aparece de nuevo la estrategia, distraer al respetable: De la crisis económica que empobrece al pueblo y de la inseguridad, convertida en guerra que mata a inocentes y liquida el ánimo social…

La burda estrategia que se camufla de democracia; la pobreza y la guerra, descalifican al PAN-Gobierno, para una tercera oportunidad de gobernar al país.

 



MAS EN ESTA CATEGORIA « Del Derecho Electoral

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook