Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

24Julio2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

27 de Diciembre de 2011.

 

Para mi no es populismo. Para mi, el asistencialismo social es una demanda – valga la “rebuznancia” - social; una obligación que gobierno y sociedad tenemos con los grupos vulnerables.

 

Pero, ¿qué es un grupo vulnerable? Por definición, es aquel grupo de personas  que por características de edad, sexo, estado civil, origen étnico, nivel educativo, situaciones de riesgo, condiciones especialmente difíciles o de pobreza, requieren de esfuerzos adicionales para incorporarse al desarrollo y a la convivencia. Sin rodeos, son grupos que se encuentran en desventaja con el resto de la sociedad.

 

Estos grupos demandan apoyo y ayuda especial o, lo que es lo mismo, asistencia social.

 

No hay que perder de vista, ni dejar de señalar que el asistencialismo social no es una solución al problema de pobreza. Es importante tener claro que para resolver este problema el único camino es la generación de riqueza a través de la inversión y el empleo. Sólo así podremos salir del rezago económico en el que nos encontramos; sólo así podremos sacar a millones de mexicanos de la pobreza.

 

Pero, mientras son peras o son manzanas, los pobres existen y demandan justicia social.

 

Bajo esta idea, hace poco decidí, con un grupo de amigos, emprender una tarea modesta pero importante para nosotros. Realizamos una colecta de juguetes que sumó, además de juguetes, la volutad de ayudar de muchos amigos que se unieron a la causa. El objetivo fue reunir la cantidad de juguetes que cubriera la totalidad de los niños de San Nicolás de los Berros, una comunidad ubicada al poniente de Saltillo que se encuentra en situación de extrema pobreza.

 

La meta se logró y, el 25 de Diciembre, Santa Claus llegó hasta aquella comunidad cargado de dulces y juguetes y, sobre todo, cargado de alegría e ilusión para los pequeños.

 

Es cierto que un juguete no cambió la vida de aquellos niños, ni los sacó de su condición de pobreza, ni les garantizó un mejor futuro. Es cierto, no resolvimos nada. Pero si creo que ese juguete significó mucho para ellos y les dio un momento de ilusión y de esperanza, dos sentimientos que los mexicanos hemos ido perdiendo poco a poco ante la adversidad que nuestro país enfrenta.

 

Creo que es momento de poner nuestro granito de arena para reconstruir nuestro tan dañado tejido social. Creo que es momento de poner atención especial a los niños y de sembrar en ellos valores que los lleven a ser una sociedad diferente, mejor.

 

Creo que es momento de construir un México mejor; de actuar más y de criticar menos; de dejar de pensar como individuos y comenzar a pensar como comunidad.

 

Creo que es momento de dejar de lado la apatía, la flojera y el pesimismo; de construirnos un mejor presente que nos garantice un mejor futuro; de emprender acciones que construyan una mejor sociedad, más exigente pero también más participativa.

 

Creo que es momento de tomar en nuestras manos el rumbo de nuestro país. Es momento de recuperar la esperanza y de unirnos porque JUNTOS HACEMOS MÁS!

 

Nosotros @JuntosHacmosMas ya empezamos, y tú?

 

Óscar Cortés Suárez

@SoyRomas


Enviado desde mi iPhone



ULTIMOS DE Oscar Cortés Suárez

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook