Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

21Enero2018

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Enrique Escamilla Cantú

Una de las épocas más bellas del año es sin duda la Navidad. En la mayor parte del mundo se festeja con alegría esta fecha, conmemorando en el caso de América (católicos, cristianos), el nacimiento de Jesus, el hijo de Dios.

Fecha de gran alegría, porque significa que cosas mejores están por venir, que Dios se ha apiadado de nosotros y envío a su único hijo para que intercediera por la humanidad, para enseñarnos el camino de la luz y de la verdad, para orientarnos y regañarnos cuando actuemos de forma incorrecta, y siempre para perdonarnos incondicionalmente por nuestros errores.

No siempre se ha celebrado el 25 de diciembre, en la antigüedad había diferentes pensamientos que aseguraban que la fecha del nacimiento de Jesus fue entre abril y mayo, tomando en cuenta entre otras cosas, que según el relato bíblico el día del nacimiento, los pastores se encontraban pastando en la noche a la intemperie y que el cielo estaba repleto de estrellas, situación poco probable en diciembre en la región de Belén. En el año 350 el Papa Julio I fue el primero en solicitar se hiciera oficial la celebración el día 25 de diciembre, fecha del solsticio de invierno que serviría también para atraer a la conversión a algunos paganos que celebraban en esta fecha.

En la actualidad, la Navidad se celebra como una fiesta religiosa, pero también comercial. Es la época de comprar regalos, comida, dulces, piñatas, adornos, etc. Todos los centros comerciales en todo el mundo se llenan de gente que quiere comprar diversos artículos para cumplir con el protocolo navideño. La idea de los regalos viene de compartir, evento mencionado también bíblicamente cuando los tres Reyes Magos viajaron hasta el lugar del nacimiento de Jesus para llevarle los regalos más famosos de la historia: oro, incienso, y mirra.

Definitivamente el personaje más famoso en la actualidad para las fechas decembrinas es Santa Claus (Papá Noel, San Nicolás), según fuentes históricas este personaje está basando en Nicolás de Bari, ciudadano de Patara (en la región hoy conocida como Turquía) quien ante la muerte de sus padres por una peste que afectaba a la ciudad y viendo la desgracia de muchos de sus compañeros ciudadanos, decidió regalar todas sus pertenencias a la gente y partir de Patara para ordenarse como sacerdote.

Con el paso de los años y con muchas leyendas a su alrededor, Nicolás se convirtió en Santa Claus, quien vive en el Polo Norte en una casa llega de alegría y color con sus pequeños ayudantes que constantemente fabrican juguetes y que cerca de la fecha anhelada reciben las cartas de los niños de todo el mundo para cargar el trineo con todos sus deseos y alistar a los renos, comandados por Rodolfo (el de la nariz roja), para el gran viaje que llevará paz y felicidad a todos los niños de la Tierra.

Pero más allá de esto, debemos recordar que la Navidad debe ser una época para reflexionar, para hacer conciencia acerca de lo que hemos hecho bien y lo que hemos hecho mal. Para acercarnos a la familia, pilar de la sociedad; para perdonar a quien nos hizo daño, para solicitar el perdón de aquellos a quienes hayamos lastimado. Una época de abrazos, de sonrisas. Una época para solicitarle al mundo una oportunidad más para demostrarle que como seres humanos podemos ser mejores, que podemos convivir, tolerar, perdonar, reconocer nuestros errores, y sobre todo mejorar.

Que en esta Navidad la paz y la humildad hayan llegado a nuestros corazones, y que cual rayo de sol por las mañanas, bañen todo aquello que nos rodea y así respiremos un aire lleno de vitalidad y de esperanza, de bondad y de alegría. ¡Feliz Navidad!

Twitter: @escamilla2000

Email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

 



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook