Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

21Enero2018

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015


¿Quién es Cristo para nosotros hoy? La respuesta, dice Moltmann, uno de los más relevantes teólogos luteranos, no solo debe venir de la razón sino también de la vida.

El confesar y dar razón de Cristo implica necesariamente seguirlo. Son dos caras de una misma moneda.

Así, toda cristología debe estar ligada a la cristopraxis y a la luz de ésta debe ser examinada su credibilidad. De otra manera será solo discurso. El teólogo describe en el prefacio el proceso personal de su encuentro y relación con Jesús.

En el primer capítulo, Jesús y el reino de Dios, establece cuáles son las claves de su construcción que se sintetizan en humanizar las relaciones y las condiciones humanas; democratizar la política; socializar la economía; naturalizar la cultura y orientar a la Iglesia hacia el reino de Dios.

Sobre el fracaso de Jesús, que muere abandonado por su Padre en la cruz, trata el segundo capítulo, La pasión de Cristo y el dolor de Dios. El texto tiene una enorme fuerza dramática y existencial.

La congoja de Cristo, el capítulo tres, describe la ansiedad, la angustia y los miedos a los que se enfrentó Cristo, que son los mismos que tienen todas las personas. El autor dialoga con Soren Kierkegaard y Ernest Bloch.

El capítulo cuarto, El Cristo torturado, reflexiona sobre las torturas que sufrió Jesús y también sobre la práctica de la tortura en el mundo. Penetra sobre las perversas razones jurídicas, religiosas, seculares y personales que todavía mantienen presente la existencia de la tortura.

En La resurrección de Cristo: Esperanza para el mundo, el quinto capítulo, Moltmann reflexiona sobre la resurrección desde la perspectiva de la historia y la historia desde la perspectiva de la resurrección. Hace también un análisis de la resurrección desde la perspectiva de la naturaleza.

La idea de un Cristo Cósmico, que desarrolla en el capítulo seis, plantea su controversia con el jesuita Pierre Teilhard de Chardain. Moltmann no está de acuerdo con la visión optimista de que el mundo asciende en una espiral continua de perfección como lo sostiene Teilhard.

El capítulo siete, Jesús entre judíos y cristianos, plantea los términos del diálogo que existe entre ambas comunidades de creyentes. Es necesario reconocer que Jesús es un judío y un hijo de la tradición de ese pueblo y del Antiguo Testamento.

En la reflexión final del capítulo ocho, “He aquí que yo hago nuevas todas las cosas”: La gran invitación, Moltmann se plantea hacia dónde debemos mirar si queremos conocer lo que él llama el futuro de Dios. Plantea tres momentos: Dios viene al mundo para renovarlo; preguntas y respuestas teológicas sobre el futuro de Dios y su justicia; el Evangelio del futuro de Dios.

La estructura de los capítulos sigue la metodología del ver, juzgar y actuar. El primer paso describe lo que relatan las Escrituras, el segundo elabora teológicamente sobre lo que éstas dicen y el tercero ofrece ideas para la praxis.

El texto es una reflexión culta, profunda e inteligente sobre la figura de Jesús y de su significado para los cristianos. Es una obra ecuménica escrita para los creyentes, pero que resulta interesante para todos los que quieren desentrañar el sentido de la vida.

Versión original: Escrita en alemán bajo el título de Wer ist Christus für uns heute?, publicada en 1994. La traducción es de Nancy Bedford hecha en 1997 y sin duda es muy buena.

 



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook