Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

21Octubre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Saltillo Coahuila 19 de Diciembre 2011

De los apuntes de Miguel Angel De la Torre Cruz

 

Se acerca ya el tiempo de la Navidad, la época en que conmemoramos, el cumpleaños, muy especial. Momento en que todos de alguna manera, empujados por los anuncios, innumerables en color, música, atractivo, invaden nuestros sentidos, abruman de invitaciones a un arcoiris de opciones para celebrar, para descansar…, para calmar nuestra ansiedad y sanar nuestro vacío, o amplificarlo. Vivimos envueltos en sonidos que inquietan nuestra tranquilidad, podemos listar lo que vemos y lo que no, lo que nos consta y los que no, algunos que provocan daño y los que sencillamente no están dentro de nuestro marco de interés.

 

Qué curioso, leí una descripción de como eran las cosas en tiempos en que el niño Jesús, nació. No muy diferente, de hoy, sólo que en ese entonces había que traer agua a cuestas y esperar ver, la cosecha de trigo para hacer pan, pendientes de las ovejas para pensar en la posibilidad de disfrutar de un platillo de carne... La idea del HEB y el OXXO apenas estaba en pañales, la esperanza de vida promedio de la gente apenas alcanzaba los 40 años, por eso eran tan venerados los ancianos (más de 50 años). Los sistemas de salud también tenían algunos problemas y había algunas dificultades para encontrar trabajo; la seguridad y la vivienda, parece que eran difíciles, de hecho los hoteles estaban llenos, la Virgen María y San José no encontraron lugar y obtuvieron sólo un humilde establo en que adaptaron un pesebre.

 

Que tiempos aquellos! Una situación verdaderamente complicada. ¿Porqué, me pregunto, quiso Dios hacerse hombre, sentir como los hombres, vivir lo que los hombres?, ¿porqué decidió tener una mamá y un papá, vivir en una familia, sujetarse a su autoridad, trabajar en una carpintería?...

 

Les invitaría a imaginar la escena, hagamos la composición del lugar, cada quien sabe los elementos que podría tener, con lujo de detalle. No había esferitas, luces y adornos, yo me puse en un rincón, ahí junto a un asno, un buey, unos borreguitos… había unas gallinas cacaraqueando, brrr… la fría humedad del invierno mezclada con los olores de la paja, y ahí se posó todo, todo, todo un DIOS, que vino a traernos un mensaje de amor, modelo de entrega, maestro con su ejemplo.

 

Alto!, silencio, escucha, contempla, admira la creación de la que hemos sido objeto. Verdadera humildad, supone la necesidad de participar de esas manifestaciones, aprovecharlas y crecer. Vino a enseñarnos la estrella, que a veces se les perdía a los reyes magos, aún cuando siempre estaba ahí para guiarlos, en el momento en que su corazón estaba dispuesto.

 

Fiestas, regalos, celebraciones,... sí, centradas en el Misterio de la Navidad, en que luzcan las bengalas de la generosidad, de la paciencia, de la alegría, de la comprensión, abramos el cofre de los tesoros que nos ha regalado, para distribuirlos y administrarlos en bien de los que nos rodean.

 

”Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria..." (Juan 1:14).

 

Reciban un fuerte abrazo, deseamos para todos una muy Feliz Navidad, celebrando al del cumpleaños, en compañía, todos, de su familia. ¡Que Dios los bendiga!.



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook